Comentario aparecido en el fanzine ZFORZERO del Year Zero Club, número 24 - Octubre 1993:

LOS ELFOS DE MAROLAND
(Kame Soft)

Este programa, el primero de una supuesta
serie titulada "Maroland Tales", es también el
primero de una compañía valenciana llamada Kame
Soft, que ahora tiene proyectos en común con Juana
Pueblo Soft. La cuestión es que los argumentos
tolkenianos no pueden faltar en cualquier catálogo
aventurero que se precie, y los Elfos de Maroland
están aquí para demostrarlo.
En esta ocasión vas a representar el papel
de Ged, el discípulo del brujo Ogion, quien quiso
ser inmortal, pero fracasó en su intento, y tras
invocar un demonio, pereció y perdió el libro de
hechizos. Pero antes de morir, encomienda a Ged que
encuentre al espíritu que lo mató, que ahora campa
a sus anchas por el mundo.
El argumento es muy interesante, pero es una
lástima que se pierda, difuminado en medio del
juego, de una manera tan triste. La aventura se
divide en dos partes, y aunque no nos lo dicen por
ninguna parte, est  basada (bastante libremente) en
otro libro, esta vez real. Comenzamos el juego
perdidos en una calle de Beil, una isla de las que
forman en archipiélago de Maroland. El mapa de este
archipiélago lo tenemos dibujado al principio del
juego pero también lo llevamos en un pergamino.
La aventura está llena de extraños bugs, que
para no ser menos, eliminan casi todo rastro de
jugabilidad. Cuando le intentas dar un trozo de
queso (sorprendentemente abandonado en una fabrica
textil) a una chica-elfo, aparece de la nada un
perro-gato llamado Hoeg, que se lo come, se hace tu
amigo (?) y te ayuda a enytrar en la taberna. De
cualquier modo, por esas cosas de la vida, los bugs
te ayudarán a terminar la aventura más facilmente
de lo que podías haber esperado en un principio.
Y es que el juego no da muy buena impresión
desde un comienzo. Parece una especie de segunda
parte de "La Corona" en versión PAW, con lo que no
nos extraña que quienes lo hayan visto hayan
terminado por creerse eso de la "muerte" del
Spectrum. Los gráficos son de dos colores: amarillo
y negro, los colores de la peste, suponemos que por
casualidad, porque no están tan mal. Tienen un
cierto toque infantil que hoy se suele llamar
"estilo Ibáñez", por lo de Mortadelo.
En fin, si eres un aventurero resuelto a
adentrarte en cualquier juego siempre y cuando
contenga su buena dosis de elfos, magia, cantinas
llenas de soldados borrachos y demás condimentos, y
además no te importa gastarte casi 1.000 pesetas en
esta aventura, podrá ser de tu agrado, al menos
como curiosidad. De lo contrario, si solo buscas
calidad, emoción, y esas cosas tan molestas que
obligan a los programadores a devanarse los sesos
en busca de intentar a gradar a los jugadores, no
te aconsejamos LOS ELFOS DE MAROLAND. Aunque si
tienes alguna duda, pregunta al Viejo Archivero, si
te atreves... (o eso nos recomienda su autor).


LOS ELFOS DE MAROLAND
Programa: J. Daniel Cob Carbonell
Colaboración: Fco. Guillén Company
Versiones: Spectrum 48K

Originalidad....... 60%
Argumento.......... 65%
Guión.............. 50%
Jugabilidad........ 45%
Literatura......... 50%
Gráficos........... 55%
Efectos............ ---
TOTAL.............. 65%